Blogger Template by Blogcrowds.

13 de abril: Alía

Un grupo de teatro amateur es por definición un grupo de gente que se apasiona por el teatro, pero que se dedica de forma profesional a otras cosas… esas somos nosotras. El teatro nos parece una forma de comunicación apasionante, pero no podemos disfrutarla de manera permanente… nuestra próxima cita comunicativa es para el 13 de abril, en la Casa de la Cultura de Alía. No será una actuación al completo, ya que Carmen, Álvaro y Héctor no podrán acompañarnos… es difícil coincidir cuando se es mucha gente, pero sabemos que estaremos en sus mentes, como ellos en las nuestras.

Pero conozcamos un poco de Alía, una población de Cáceres actualmente habitada por 1210 personas (censo de 2004), y que se encuentra cercana a Guadalupe, perteneciente al Partido Judicial de Logrosán y con Ayuntamiento propio. Para llegar hay que tomar la carretera comarcal C-401, que procedente del Puerto de San Vicente, entra en Alía y sale por el término de Guadalupe. Por el Este enlaza Talavera de la Reina y Madrid y por el Oeste Guadalupe, Trujillo y Cáceres.
Su nombre, proveniente del árabe, en honor a Ali-Hamar general del Califato de Córdoba, aunque su origen es cartaginés. Fue conquistada por Alfonso IX a los musulmanes. Según la tradición oral, Alía llego a tener "El Rollo" símbolo de jurisdicción, y estaba ubicado en la plazuela que se conoce con este nombre. El rollo, es la picota, que no estaba en todos los pueblos, sino sólo en los que tenían capacidad de mantener un cuerpo judicial. Se sabe que Alía perteneció sucesivamente a los señores de Talavera, Maestre de Alcántara Gutiérrez de Sotomayor, y al Marques de Cortes de Graena hasta el 1751, fecha en que se realizó la visita de la Real Audiencia. En 1756 el Rey Carlos III le otorgó el "Título de Villa" y llegó a tener dos Alcaldes Ordinarios, dos Regidores, dos Jurados, un Procurador Síndico, dos Alcaldes de Hermandad y Alguacil Mayor. En ocasiones llegó a tener hasta Alcalde Mayor, por lo que es verosímil la tradición oral que mantiene la existencia del rollo o picota donde las personas que eran condenadas a la pena capital, eran ejecutadas, bajo este símbolo.
Alía se encuentra asentada en una colina suave, cerca de los confines de las provincias de Cáceres y Toledo, en el centro de otros cerros más altos denominados localmente La Posa, El Madroño, cuerdas de Valmorisco, cinco Fuentes, Santa Catalina, El Burgueño, Portalegre y Tiro de la Barra, que en forma de semicírculo la rodean por el Norte.

Si tenemos suerte, y llegamos con tiempo, quizás podamos disfrutar de su magnífica naturaleza, allá hay jabalíes, ciervos, corzos, muflones, zorros, conejos y libres. Del mundo de las aves perdices, cigüeñas, palomas, codornices, tórtolas, zorzales, mirlos, tordos, trigueros, cogujadas, gorriones, golondrinas y alcaudones, que habrán llegado con la primavera. La pena es que ya se habrán ido las aguanieves y marías o pajaritas del rey, que permanecen durante el invierno en esta zona.

En la próxima entrada les contaremos como nos fue en Alía, y les mostraremos nuestras propias fotografías.

Fue en julio de 2004 cuando nació nuestra obra de teatro. Es curioso porque entonces solo una de nosotras era parte de esto, podría decirse que fue un sueño solitario, y ahora no podemos imaginarlo menos poblado.

Las madres locas son…

  • Carmen era, y es, profesora de educación infantil en Olivenza, con una preciosa voz de soprano que nos regala en dos cuentos.
  • Daniela una educadora de calle chilena, llegada desde Valdivia para compartir.
  • Ipe una contadora de cuentos a la que le pidieron que hiciera algo más visual... fue por eso que nació el “De boca en boca”

En un primer momento Ipe recurrió a sus hijos para “dar vida” a los cuentos, ¿si no confías en tus hijos, en quien puedes confiar?
Un año después se trasladaron a vivir a Olivenza… y contando cuentos en la biblioteca, conoció a Carmen y a sus hijos. Una familia loca por la música.
Un año más y Daniela y sus hijas llegaron desde Chile, fue entonces, y solo entonces, cuando sumaron diez.


Ahora somos la compañía de teatro amateur “Princesa Coruja”… porque vivimos en Olivenza, y acá es habitual ver a las corujas (lechuzas) sobrevolando el cielo nocturno, además Carmen tituló así su libro de historia “Princesa Coruja, una historia de Olivenza para niños” ¡y nos encanta!

Las otras siete personas cómplices son, de menor a mayor:
  • Hanna, el hada de los cuentos (4 años)
  • Macarena, la mujer blanca (8 años)
  • Bárbara, una hija amorosa (10 años)
  • Héctor, el violinista del rey (12 años)
  • Álvaro, el fuego explorador (14 años)
  • Emmanuel, el último que se baña en el lago de leche (14 años)
  • Pedro Lautaro, la voz cariñosa y firme de Mulungu (15 años)
En total somos diez, para habitar un mundo de cuentos, donde la música y el baile son parte fundamental.

Entradas más recientes Página principal