Blogger Template by Blogcrowds.

Villar del Rey

Lleno total... al final tuvimos que danzar la fiesta de Belinda entre el publico, pues no había espacio en el escenario para todas las niñas y niños voluntarios que acudieron a nuestra petición de ayuda.

Aunque no fue nuestro mejor día, teníamos a Daniela con las cervicales doloridas, a Carmen con jaqueca, y a Pedro se le lío la letra del rap en la cabeza... finalmente no quedamos descontentas/os con el resultado.

Era el gran día de Germán que aparecía como padre de Belinda ... y lo hizo súper bien... pues como él dice, llego a creerse y casi llora recordando a su esposa fallecida... y el futuro de su pequeña hija.


Una vez más lo pasamos bien en este viaje imaginario, acompañadas/os de personas amables, cantarinas y de aplauso fácil, porque pese a todas nuestras deficiencias, nos apaludieron a rabiar.

Lo triste es que al parecer fuera de nuestro pequeño mundo el país anda revuelto a causa de desconocimientos e ignorancias. Hay manifestaciones contra la inmigración, pidiendo que no vengan... ¿qué no vengan?... yo digo, dejemos de llamarlos. Dejemos de dar envidia a través de nuestra vida opulenta, abramos las fronteras económicas (aranceles e industrialización) igual que abrimos las fronteras a una mano de obra barata que cuida de nuestras casas, recoge nuestras cosechas y acompaña a nuestros ancianos.


Nuestro pequeño espectáculo quiere mostrar que todas las personas están preocupadas por lo mismo: comer, beber y amar... y que la solución pasa por la empatía... y por dejar de estar enfadados y resentidos. Recuerden, pertenecemos a una especie que salio de África, y que ha poblado el mundo... parece que movernos de acá para allá es parte de nuestra naturaleza.

Es mi humilde opinión.

Con afecto inmenso,

Carmen Ibarlucea
(Extremeña de adopción, nacida en Chile de padre asturiano, tataranieta de vasco emigrado... y ¡quien sabe que más!)

0 Comments:

Post a Comment



Entrada más reciente Entrada antigua Página principal